Tuesday, May 30, 2006

Una semana sin voz

Pase una semana sin voz, extrañandote, en todos esos momentos intermitentes de calma en medio de la deriva. Voz, me haces cantar. Vos me haces decir lo que quiero y lo que no. Yo a voz te espero porque quiero pronunciar lenguajes en celo sentados en el piso frío del anochecer. Con la tímida voz resfriada contar pedazos del sueño que se perdieron en la piedra de la memoria. Desde que te deje, descubrí que sin voz no puedo hablar ¿Que voz me dejaste en la boca que ahora ya no se como caminar? ¿Cuantas veces una voz de vos me trajo el viento y yo me dí vuelta para encontrar la calle toda polvorienta? Toda la blanca mudez de mis labios brillando en el oscuro silencio. Las voces de angeles de coros rojos entonando canciones desde el principio de la vida. Una voz como un velo suave en el paseo celeste. Y vos llevaste una sonrisa joven, gestos dulces, dedos chiquitos en el ombligo. Una semana sin voz, le pusieron campanas a las gotas de lluvia. Un duende trajo el otoño para que yo me sienta muy bien. La espesa gravedad de mi voz se llena de sentencias huecas. Solo espero por vos con tu voz de princesa disuelta en pasos tiernos, en lenta niebla por los campos del amanecer. Una voz que en vos susurra secretos, pedazos del río de agua clara. Una semana sin vos, voz que se agita en mi garganta. La genial mirada de la voz que descansa en tus ojos delata mis ojos enloquecidos por encontrarla. Con mis ojos enloquecidos se desarmaron otras miradas, ¡espero que no haya sido nada! Las piedras de la memoria se vuelven voces por culpa de la hada malcriada. Yo me siento a escucharlas o me siento a escuchar discos de música hermosisima como la luna de vos. Voz, hace una semana que no te escucho, porque hay tanto ruido verbal, tantas verdades mentirosas pronunciadas por la boca social. Voz, yo voy a buscarte. Vos sos el mar en donde amar es el sueño, voz de plumas doradas. Voz, yo voy a encontrarte aunque se canse mi garganta de tanto cantarte.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home