Sunday, April 14, 2019

Mark Hollis – Hay un silencio en esta sala que tiene tu nombre sellado


1 – Luego de los posts acerca de libros sobre músicas y mis listas de lo que el 2018 me dejó  en experiencias sonoras, se me vino una pausa sin nada para decir. Será por las relecturas que hice, será por andar en busca de eso que recomendaban las listas tipo “best of 2018”, será por el nuevo chiche…
2 – Sí, los reyes magos me dejaron un celu nuevo en mis zapatitos, el anterior ya no daba para más. Y este aparato nuevo viene con navegador de Internet, me llevó un largo tiempo tomar conciencia de ese dato. Me entere un 26 de febrero de este año. Entré feliz a la página que tiene la revista inglesa The Wire, fue lo primero que hice. Y me puse triste al enterarme de una noticia inesperada. El día anterior había fallecido Mark Hollis, el ex cantante de Talk Talk y también artista solista.
3 – Y este aparatito tiene whatsapp, esa aplicación que me venían pidiendo en cada escuela en la que trabajo y trabaje y que por fin está en casa. En un grupo de amigas que tengo escribí: “Quizás esto no tiene nada que ver con lo que se publica en este grupo pero hoy me entere que ayer murió Mark Hollis, el ex cantante de Talk Talk y me quede un toque triste. Ya sé que conocen It’s my life pero les recomiendo “Life’s what you make it” y también la canción “The gift” de su excelente disco solista. El disco “Laughing Stock” de Talk Talk es un tanto denso pero también es una obra maestra, denle una chance.” Y yo no estaba realmente triste, solo un poco, me dejó mal que el tipo era bastante joven, solo tenía 20 años más que yo. Y la respuesta de Gladys fue tan linda que ahí sí me puse a lagrimear y a reírme de mis lágrimas al mismo tiempo porque me parecía que no iba a ponerme a llorar.
4 – En este post estoy escribiendo todo eso que no entró en un chat de whatsapp. “Laughing Stock” es el único disco original de los Talk Talk de mi colección de cds y llegue al mismo en 1997. Es un disco de 1991 que, sorprendentemente, tuvo su edición local en vinilo y casete, quizás en cd también. Quizás los del sello local lo publicaron creyendo que traía otro súper hit al estilo “It’s my life” pero nada que ver. Yo llegue a este disco luego de leer la entrada sobre Bark Psychosis en la enciclopedia “Rock The Rough Guide” (¿Alguien se acuerda de Bark Psychosis? ¡Tantas preciosas bandas dejadas en el olvido!) “Laughing Stock” es el enorme antecedente que allanó el camino para que las delicadas hermosuras de Bark Psychosis aparezcan luego. Y las maravillas de The Blue Nile, a su vez, fueron influencia clave en los Talk Talk más sofisticados.
5 – En 1998 Mark publicó su único discos solista, el cual llevaba su nombre y luego figuro en la lista de los mejores  discos de ese año según la revista The Wire. Este disco lo conseguí en el 2008, me lo bajaron de Internet. Antes de esto, a comienzos del 2005, a pocos días de la tragedia de Cromañón, me conseguí un cd trucho con los grandes éxitos de Talk Talk llamado “The Collection”. En los últimos días de febrero de este año, redescubrí la canción “Without You”, que incluso supo ser el título tentativo de este post, pero como lo pueden ver, ya no lo es.
6 – Los éxitos de Talk Talk que todo el mundo conoce y baila vinieron de la mano del vértigo de la acción, de ritmos y melodías pegadizas. “Laughing Stock” y “Mark Hollis” son discos con músicas más amigas de la calma del reposo y del silencio de la reflexión. Mark Hollis era y es el musicalizador de la introspección. Cuando hay que recurrir a ritmos, gusta de usar ritmos repetitivos a lo Can o provenientes del jazz. Pero nunca parece tener prisa en concluir la marcha de sus canciones, las cuales a veces llegaban cerca de los diez minutos. Siempre iba a haber tiempo hasta que ya no lo hubo más, al menos para él. En estos poco más de veinte años que pasaron entre aquel disco solista y la fecha de su muerte, estoy casi seguro de que algo de música habrá compuesto y quizás hasta registrado pero no tengo ninguna certeza de ello. De ser así estaría piola que lo editen.
7 – Hace pocos días murió Scott Walker pero, curiosamente, esta noticia no me puso triste como lo de Mark Hollis. También me pasó años atrás que la muerte de David Bowie sí me entristeció y no la de Prince. Y tampoco me pareció triste enterarme del fallecimiento de Mark E. Smith pero sí el de Tom Rapp. Y yo admiro y escucho a cada uno de los que acabo de nombrar. Quizás tan solo se trata de cómo te encuentra de ánimo la noticia de la muerte de alguien o quizás se trata de que haya gente que con sus músicas se sentían más inclinados a reflejar la frágil pena de las ausencias de personas lejanas a nuestra biografía  pero cercanas a nuestra vida. No lo sé.
Scott Walker y su muerte fueron cubiertos en una excelente nota del suplemento Radar del 31 de marzo de este 2019. Está escrita por Martín Graziano y Mariana Enriquez, por favor, búsquenla. Esto me deja sin más que agregar al respecto. De Bowie y de Prince hablaron todos. De Mark Smith vi una buenísima historieta que apareció en Los Inrockuptibles (n° 233, marzo 2018) que también dejó el tema concluido, al menos en lo que respecta a sentir ganas de escribir lo mío sobre el tópico. De Tom Rapp no habló nadie, como yo ya me lo imaginaba pero yo ya escribí sobre él en vida hace unos años atrás. Y por sobre todas las cosas, en general no me siento inclinado a escribir acerca de alguien significativo para mí que haya fallecido. Excepto hoy.
8 – “Life’s what you make it, can’t escape it”.


0 Comments:

Post a Comment

<< Home