Wednesday, January 05, 2011

Captain Beefheart

1 – Por ahí no es un buen asunto escribir acerca de (o acordarse de) alguien una vez que falleció. Pero aquí, en Significados Invisibles, yo ya escribí acerca de célebres muertos antes (Néstor Kirchner, Syd Barrett, Hugh Hooper, John Martyn entre otros) y ahora mismo continuo con esa idiosincrasia, quizás poco elegante pero que a mí me consuela. Porque la muerte es el punto final para una larga serie de acontecimientos y experiencias del recordado y el inicio de nuestra memoria que, día a día, paso a paso, le pone a cada persona, a cada cosa, una dimensión nueva.

2 – El 17 de diciembre del 2010 falleció Captain Beefheart. Al final de este post están citados los libros, revistas, cds y copias que consulte para escribir esto. No se trata de hacer gala de una erudición, para mi fortuna, no tengo. Es para que vos te guíes con otras opiniones sobre el Capitán y para describir el marco desde el cual opino. De los 11 discos del artista yo escuche 4, hablando del período 67-82. Desde 1982 el tipo se llamó a silencio, de allí en más se editaron recopilaciones con rarezas e inéditos. Más tarde, para el período 2003-04 aproximadamente The Magic Band se volvió a reunir sin él, con resultados artísticos notables (según se cuenta por ahí).

3 – Escribir sobre Captain Beefheart me ayuda a rememorar conmociones que tenía un tanto olvidadas y también aportó mucho para poner ciertas apreciaciones en su lugar. Safe as Milk lo compre a $ 11 en el Musimundo de Morón en el ’95 y Trout Mask Replica en el ’96 a $ 20 en la disquería Sordos y Crotos de Flores (saludos, Jorge, hace casi 10 años que no te veo). Luego, tuvieron que pasar… ¡doce años! para conseguir una copia de Lick my decals off, baby en Ituzaingó y al año siguiente (2009) me consiguieron una copia de Shiny Beast (Bat Chain Puller) en la disquería Halloween de Moreno. Si los dos primeros los escuche al detalle, con hambre de música nueva, a los dos últimos no los termine de apreciar como es debido, casi que los escuche como un trámite, como si los estuviese ninguneando. Hoy estoy escuchando los 4 cds uno tras otro y la cosa cambia notablemente. Y tras haber leído esos 8 artículos cambió más aún. Ciertas músicas se aprecian más teniendo en cuenta su marco conceptual, el tiempo en que aparecieron y como fueron elaboradas por los artistas y luego sopesadas por los críticos de rock. El Capitán andaba en su mundo y para poder entenderlo hay que sumergirse en el. Con todo, Trout Mask Replica permanece aún como mi favorito pero los otros 3 discos tienen excelentes canciones y son dignos de conseguirse.

4 – Pocos son los que hablan a favor de los discos Unconditionally Guaranteed y Bluejeans and Moonbeams. Muchos saludaron con entusiasmo los discos Doc at Radar Station y Ice Cream for Crow con los que Captain Beefheart terminó su carrera musical para dedicarse a la pintura. Lo mejor será escuchar por cuenta propia y decidir que nos parece.

5 – En todos estos años de música el Capitán se me apareció (inesperadamente) en varias ocasiones. En el libro “Luca” de Polimeni aparecía una entrevista que Pettinato le hacía a Luca Prodan narrando: “Luca va a tocar un tema de Captain Beefheart. Lo anuncia. Nadie, absolutamente, lo conoce”. Las menciones de Alfredo Rosso y Pettinato (otra vez) en la revista Expreso Imaginario allá por fines de los ´70s y comienzos de los ´80s. Las bandas que llevan por nombre algunas canciones del viejo bluesman experimental (Dali’s Car, Pachuco Cadaver).Los grupos que lo samplearon (Moonshake, Los Redondos). Magri en la página 70 del libro “Gente que no” rememorando equivocadamente “Safe as Milk” llamándolo “Mother’s Milk”.

6 – The Magic Band no era solo la banda de acompañamiento de Captain Beefheart. Fueron cruciales a la hora de componer y plasmar lo que Don Van Vliet (su verdadero nombre) tenía en mente. Su música era una mezcla experimental de blues, rock, folk, psicodelia y jazz. Por sobre todo free jazz. Se sacó de encima el 4 x 4 de rigor del blues básico y empezó a desajustarlo con métricas irregulares. Los instrumentos a veces parecían tocar cada cual por su lado pero todo estaba puntillosamente marcado. Parecía caos sonoro pero era orden. Nuevo orden. (Como una traducción musical del anarquismo). Su extraordinaria forma de cantar, el juego de las dos guitarras (las dos líderes y las dos rítmicas, todo al mismo tiempo). La base exquisita con el aporte inmenso de John French. La importancia que le daba a los instrumentos de viento, otra herencia del free jazz. Fueron muchos los músicos que fueron y vinieron en The Magic Band, según se cuenta era difícil lidiar con su tiránico líder y sus idas y vueltas tratando de volver más comercial su música.

7 – A veces lo acusaron de hacer experimentación sonora sin pensarla como un medio sino como un fin en sí mismo. También lo acusaron de venderse cuando abandonó momentáneamente su “radicalismo musical” a favor de música más apegada a formas convencionales. Más allá de toda ética acerca de cómo y con que comprometerse, nos queda el placer culmine de esta música arrebatada, brillante. Los riesgos que se tomó al decidir sonar como sonaba y el filo violento y áspero que tenía su música representan valores a seguir pensando. Yo defiendo y aliento esa independencia de criterio con la que él se supo mover. Pero eso no siempre desemboca en un producto apasionante. Captain Beefheart logró que esa resuelta forma de vida se transforme en una de las músicas más conmovedoras que me tocó escuchar. Y yo le estoy infinitamente agradecido por eso.

Bibliografía Consultada
1 – Rhodri Marsden (artículo) en Rock-The Rough Guide (Rough Guides, 1996)
2 – Jim Green (artículo) en Trouser Press Record Guide Fourth Edition (Collier Books, 1991)
3 – Jeff Salamon (artículo) en Spin Alternative Record Guide (Vintage Books, 1995)
4 – Vernon Joynson (artículo) en Fuzz, Acid and Flowers Fourth Edition (Bordeline Productions, 1997)
5 – Marcelo Aguirre (artículo) en Revista Esculpiendo Milagros nº 10 Enero-Febrero 1996
6 – Jaime Gonzalo y Graig Reece (reseñas discográficas) en 1001 discos que hay que escuchar antes de morir (Grijalbo, 2005)
7 – Mike Barnes (artículo) Beefheart for beginners Revista The Wire nº 170 Abril 1998
8 – Quim Casas (reseñas discográficas) Revista Rock de Lux nº 245 Noviembre 2006
Discografía Escuchada
Safe as Milk
Trout Mask Replica
Lick My Decals Off, Baby
Shiny Beast (Bat Chain Puller)
Buscando: Mirror Man (disco que figura en la famosa lista de discos del primer lp de Nurse with Wound).
3 ediciones de las que me entere por las listas de lo mejor del año que la revista The Wire publica anualmente:
1 – Captain Beefheart and The Magic Band – Grow Fins Rarities 65-82 (Revenant, 1999)
2 – Captain Beefheart and The Magic Band – Dust Sucker (Milk Safe, 2002)
3 – The Magic Band – Back To The Front (All Tomorrow’s Parties, 2003)

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home