Wednesday, August 11, 2010

Pájaros que sueñan con espejos que, a su vez sueñan con supernovas las cuales sueñan con trigales.

El miércoles 4 de agosto fui al Hoyts de Moreno para ver la película acá llamada El Origen, ahora no recuerdo su nombre original en inglés. Fui a las 4 y media de la tarde enfundado en mi sobretodo dark ochentas que me gusta lucir. Me tocó tener cerca una molesta pareja de tortolitos a los que tuve que pedir que se callaran (y bueh...) Sí, este film parece “el que hay que ir a ver” pero a mi no me importa el hype. Al salir de la sala me quedó en la cabeza la misma sensación de satisfacción que me queda después de ver cualquier buena película independiente en el Bafici. Yo sé que es el clásico camión de Hollywood en el que se gastaron millones y con el cual van a recaudar otros tantos millones más. Pero en esta movie lo más precioso es el libreto, la historia y las actuaciones. Me apuro a escribir que le doy 5 macos a esta película. Te digo porque me parece excelente. Porque parece una historieta filmada y yo quede enamorado de los comics oníricos por culpa de Breccia. Por sus referencias culturales, las que me parece que pesque (Edith Piaf, los pintores de posguerra) y las que voy a intentar pescar en las próximas veces que la vea. Por esos sueños dentro de sueños de múltiples soñadores. Uno de los puntos a destacar de este film es el enorme espacio que le deja al espectador para que reconstruya pedazos de la historia que quedaron sin narrar. Me quede pensando que la realización de la historia en toda su riqueza llevaría una película de años de duración. ¡Fascinante! Quizás sea en ese dato que reside el poder de esta película y no en algún impresionante final y la razón por la cual me pareció que desilusiono a varios comedores de pochoclo al final de la proyección (Mención aparte: a mí me pareció un final abierto: ¿que prueba tengo de que todo no se trataba de otro sueño? ¿Y quien lo soñaba, de ser así?). Sí, también tenía escenas de acción y los efectos especiales que condimentan la historia pero no fue eso lo que me dejo boquiabierto. Además, antes de ir a verla estaban los comentarios en la Inrokuptibles y Osvaldo Quiroga por la mañana de Canal 7 mencionando que le recordaba a “los laberintos de Borges” y que el director Christopher Nolan lo recordaba en una entrevista, admitiendo la influencia de aquel escritor. Después de verla todo eso tampoco importo. Yo por ahí leí que el propósito de toda buena literatura es producir otra. Algo así siento por este film: es un inmenso film que me dejó filmando historias dentro de historias en mi cabeza. Son pocas las películas que logran algo así.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home