Friday, November 29, 2019

Water? Charger? Music?



1 – Estamos viendo el video de la canción de Kim Gordon que se llama “Sketch Artist”. Lo dirige Loretta Fahrenholz. Kim elige presentar su primer disco solista con esta canción. Elige abrir el disco con esta canción. Una pasajera se sube a un auto, donde un niño ya estaba esperándola. Kim Gordon está al volante, ella va a conducirnos, tenemos que pagarle, no sé cómo vamos a poder hacer algo así.
2 – El auto arranca. A los 37 segundos, la Gordon pregunta: “Water? Charger? Music?” Detrás un niño va haciendo ruidos con la boca (¿recuerdos del noise de aquellos Sonic Youth?) y luego arranca la canción. Ya nos agarro.
3 – Con el cuento del celular nuevo de este año, me puse a compartir tracks con ciertos sujetos mediante whatsapp. Esta canción la compartí con dos en particular. Las respuestas oscilaron entre la perplejidad y el silencio, casi como reaccionan los pasajeros a los que iba dirigida la pregunta cuando todo esto empezó. También cierta indiferencia. Así nos funcionan los climas culturales últimamente.
4 – “Hacé varios de esos muñecos y véndeselos a los freakies”. Un amigo le dice esto a la novia de otro amigo en una reunión. Escucho la palabra “freakies” y de inmediato empieza a sonar en mi cabeza esta canción. Ya estoy embrujado una vez más. El video está poblado por freakies en convulsión. Yo estoy más o menos así también.
5 – Esta canción viene en “No Home Record”. Lo tengo pero aun no lo escuche. Otro síntoma de estos tiempos. Vale, ya lo voy a escuchar entero al disco, es cuestión de… tiempo.
6 – Kim Gordon me embrujó así hace muchos años atrás. Fue en “Secret Girl” (EVOL, 1986). ¡Que discazo, por dios! Los Sonic Youth en las cumbres de sus poderes. Esa voz, esos sonidos. Pasaron 33 años y volvió a hacerlo. Otra vez la magia se puso en marcha.
7 – Lo que más me encanta de este encantamiento son esos seseos, esas multiplicaciones de eses, en líneas tales como “your dead stare strikes”. En un arrebato de último minuto busque la letra por Internet. Disfrutaba de no querer tener ni idea de que estaba cantando Kim. Solo necesitaba que se ponga a estirar sonidos de letras. Era música como anti literatura. Y, mira vos cuanta contradicción, yo necesito literatura para darme a entender. En fin…
8 – “¿Agua?”
“Bueno, dale. ¡Gracias!”
“¿Cargador?”
“Cargué el celu antes de venir. Sabía que iba a querer escuchar tu canción varias veces este día.”
“¿Música?”
“¡Por supuesto, mi amor! ¡Si pasas tus canciones, yo voy querer escucharlas siempre.”
“Menos ‘mi amor’, negrito,  y anda pagándome el viaje.”


0 Comments:

Post a Comment

<< Home