Thursday, April 28, 2016

Bafici 2016 Segunda y última parte


Ya hace unos días se terminó el festival de cine independiente y acá comento las otras dos movies que vi (sí, solo vi 4 películas esta edición).

Primero, la última. Se llama “Sin dejar rastros” (2015) y la vi en el Village Recoleta. Le doy 3 Macos y medio. Es un film de Diego Kartaszewicz. Es su primera película y él mismo estuvo presente al finalizar la proyección para charlar con nosotros (y esta vez sí me quede a escuchar). La película recorría los viajes y trabajos de Quirino Cristiani, quien vino a vivir a Argentina desde Italia a los 4 años y falleció en nuestro país a los 88 años. Era dibujante y realizó varias películas de animación con técnicas propias innovadoras que deberían haberlo posicionado como un pionero por estos pagos de los dibujitos animados. Pero hoy por hoy casi todo su trabajo se perdió a causa de incendios y están casi olvidadas su labor y su figura. Esta película viene a reparar, aunque sea un poco, tanto olvido. En la charla final estuvieron presentes dos nietos del homenajeado junto al director y también había gente, que apareció en el film, entre el público junto a familiares de Diego. Un hombre del público, al llegar al momento de las preguntas y respuestas, objetó el carácter innovador de “El apóstol” de 1917 como el primer largometraje de animación del mundo. Creo que luego de un pequeño ida y vuelta de datos, el asunto quedó resuelto.

También vi “Beyond Clueless” (2014) de Charlie Lyne. Estoy entre que le doy 4 o 5 Macos. Esto último creo que fue por culpa de la banda de sonido del dúo Summer Camp, de la cual hay un tema en YouTube que se llama “House Party” (¡a buscarla!). Intenté conseguirme la banda de sonido completa pero aun no pude hacerlo. Esta película británica tiene, a lo largo de sus 89 minutos, la voz en off de Fairuza Balk (una actriz que actuó en “American History X” (1998) entre otras). Su voz va narrando como las películas de Hollywood retratan la secundaria en particular y la adolescencia en general. Si bien en el catálogo que reparten gratis hacían énfasis en que la peli hablaba de las high school estadounidenses (el mismo énfasis que pone el tráiler del film), los tópicos de la película exceden el marco del colegio para hablar de las culturas y las personalidades involucradas. Usando más 200 fragmentos de “teen movies”, la película desenmascara cliches y critica lugares comunes. Trata sobre las experiencias, las visiones y las personas que tienen cierto valor en la adolescencia y cuáles no la tienen. Estando de acuerdo a veces, y a veces no; riendo a carcajadas a veces, o en un silencio de conmoción en otras; me pareció un film valioso para abrir debates. Justo ahora que los pibes y pibas están bajo una lupa luego del incidente en la “fiesta electrónica” Time Warp, en la que murieron unos chicos por consumo de drogas de diseño.

Al terminar de verla en el Village Caballito, baje las escaleras en una hipnosis de preguntas acerca de que es ser adolescente, acerca de que es ser un adulto, acerca de aquellas vivencias que ya deje atrás hace tanto tiempo. Este documental hablaba de los adolescentes atrapados en los cuerpos de adultos y también dejaba en claro, en la coda, su visión de que es ser un adulto. Los ritos de pasaje y la llegada de la mayoría de edad, las angustias, la represión de impulsos (y los problemas de la excesiva represión). Si no entendí mal, ser adulto es asumir lo que uno de verdad es y está siendo y asumir la dirección hacia donde nos dirigimos o queremos de verdad dirigirnos. Siempre me voy a sentir agradecido con cualquier persona que me ponga a pensar sobre estas cosas. Es por preguntas como estas que busco ver películas: para que la cabeza siga iluminada de dudas.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home