Saturday, July 21, 2012

Las Inquietantes Historias de Evaristo P. Zusrael

Tan solo un punto de luz flotando

Acostado en la cama, Evaristo fue testigo por varias noches de un acontecimiento que, aun hoy, no sabe como explicárselo. Sin motivo aparente, a través de las rendijas de la persiana del dormitorio que compartía con su hermano, veía un punto de luz intensa que pasaba flotando lentamente. Siempre se movía en línea recta, siempre en la misma velocidad, siempre de derecha a izquierda. Evaristo no soporta la idea de que lo inexplicable se le aparezca así, frente a su nariz, sin buscarle un marco racional donde ubicarlo. Entonces empezó a crearse explicaciones para poder mantenerse calmo. “Es un ladrón, pasando con una linterna, mirando si en la pared hay vidrios o alambre que impidan que se trepe y pase a robar a nuestra casa”. Pero no podía ser algo hecho a pulso humano, era imposible imaginarse a alguien caminando sobre un piso irregular, sin mirar por donde va, sin tropezar, sin cambiar ni ritmo ni posición del punto de luz. “No, no es un ladrón”. “Es un avión”. Tenía sentido, el punto de luz pasaba en horarios regulares: de diez y media a once de la noche. Pero era muy brillante. Un efecto óptico como ese tenía que venir acompañado de un sonido fuerte. Pero no. El punto de luz desfilaba silencioso y bien brillante. “Debe haber una explicación racional y yo no la sé”. El fenómeno se repitió varias veces hasta que una noche pudo sentir terror.  El punto de luz apareció como le era habitual pero esta vez el pequeño perro del vecino iba ladrándole salvajemente. Evaristo escuchaba con claridad que el ladrido del perro seguía con exactitud la posición del punto. Era algo flotando sobre la cabeza del perro y el animal y Zusrael lo veían. Entonces él decidió salir a contárselo a todo aquel que quisiera escucharlo. Y llovieron explicaciones pero ninguna convincente. Después de unas semanas el punto apareció por última vez, “a despedirse” según palabras de Evaristo, porque el punto fue en línea recta para, a medio camino, empezar a elevarse, en dirección diagonal, para luego desaparecer de vista.



El perfume de lo irreal

Era una calurosa noche de verano y, en el horizonte, se aproximaba una tormenta. Evaristo ubico uno de sillones cerca de la TV y puso el ventilador apuntando a su cuerpo. El ventilador estaba cerca de una ventana. El equipo reproductor de DVD estaba funcionando y le permitía ver la película “Meet Joe Black”. En ese film Brad Pitt personifica a la muerte. En un momento de la historia la muerte va a visitar a una paciente agónica y le lleva un ramo de flores, quizás las flores son para alguien más, pero igualmente se aparece en la habitación de la mujer con flores en sus manos. En ese preciso instante, Evaristo percibe que el aire se llena de perfume de flores. De inmediato piensa: “Deje la ventana abierta y el ventilador me trae el aroma de algún jardín cercano”. Se puso de pie para ir a cerrar aquella ventana y así evitar que la lluvia, a punto de desatarse, entre a su casa. Cuando llego hasta la ventana, notó, perplejo, que la ventana estaba cerrada. La abrió y ningún olor a flores se podía sentir.



Esas voces en las noches ventosas.

Ya le ocurrió dos veces. Las circunstancias fueron similares. Dos noches distintas, bien separadas en el tiempo. Varias horas después de medianoche, quizás a las dos o tres de la mañana, hay una pareja, aparentemente joven, llamándose a los gritos, en el medio de un viento intenso. Siempre le da la impresión de que la chica llama al chico diciéndole algo muy parecido a “¡Vení!” a lo que el pibe responde con un grito imposible de descifrar pero que se nota que es una negativa a obedecer. La voz del muchacho siempre suena imposible de descifrar en lenguaje ordinario y la voz de la chica siempre va subiendo de volumen, cual si estuviese acercándose a la casa de Evaristo. Esta llamada-respuesta se repite unas cuatro o cinco veces en cada oportunidad mientras nuestro narrador se revuelve, inquieto, ansioso, en su cama, sin nunca animarse a levantarse a ver qué pasa. Sera quizás porque las voces nunca le terminaron de sonar del todo…humanas.



El que está de pie en las sombras, detrás del tejido.

Llegó Evaristo a su casa y su perro Plutonio no dejaba de ladrar hacia la ligustrina del fondo del terreno. Plutonio iba y venía ladrando y buscando con la mirada a su dueño y luego inspeccionando las sombras buscando una sombra en particular. Minutos después Evaristo también alcanzó a verla. Una sombra entre las sombras. Inmóvil, como esperando que la amenaza pase. Zusrael también se quedo quieto hasta que recapacitó y fue a buscar una linterna pero cuando volvió la sombra ya no estaba allí. Por unos días se pudo calmar asumiendo que aquella sombra era un ladrón agazapado que luego huyó cuando vio que el atraco se le hacía imposible. Meses después Plutonio volvió a pasar por ese estado de ladridos desesperados, anunciando que alguien merodea. Evaristo salió a la fría noche y Plutonio se calló. Instantes más tarde escuchó a su vecino abrir su portón con unas llaves y cuando se asomó a saludarlo no encontró a nadie allí. Acto seguido, alguien acomodó con una mano la media sombra que el viento quería levantar y que finalmente levantó. No había nadie del otro lado del tejido. Las luces estaban prendidas y aquella presencia tratando de acomodar la media sombra no proyecta sombra alguna.



¿Quién sabe que son esos signos?

Los sonidos de golpes en la pared de su casa cuando Evaristo recién se mudó. Esa conversación entre una madre y su hijo que Evaristo creyó que venía del televisor que él supuso que dejo encendido sin querer para luego llegar y encontrar la TV apagada. La vez en que creyó que la casa lo estaba “empujando hacia afuera” cuando estaba escuchando la canción “Penas” de Sandro y le pareció que escuchó lamentos que venían de afuera de la casa. Se asomó por la puerta y la puerta empezó firmemente a empujarlo como si quisiese expulsarlo. Signos. Marcas de lo imposible que se quedan en la memoria ¿Fantasmas? ¿Alucinaciones de la soledad? ¿Los inventos de la mente para mantenerse alerta? ¡Quien pudiera saber! Evaristo cree que el sabor de la noche está en esas grietas. Yo no sé, mis fantasmas no me abandonan.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home